Entradas

¿Qué debes saber sobre el aula del futuro?

Una vez finalizada la formación recibida por parte del INTEF sobre el aula del futuro, te detallo el recorrido realizado y los detalles las importantes a conocer si quieres implementar su uso en tu centro.

He finalizado la 1ª edición del curso “El aula del futuro”, impartido de forma online por el Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (INTEF). En este sentido, me gustaría comentar mi experiencia en cada uno de los bloques formativos y el trabajo realizado, con el ánimo a acercar esta posibilidad de trabajo en nuestras aulas.

De entrada pensamos en muchos recursos y aulas muy dotadas, totalmente alejado de nuestra realidad. Pero no se trata de eso, se trata de conocer hasta dónde podemos llegar. Después, el tiempo, los proyectos, y los recursos harán que encaucemos nuestros espacios en una dirección u otra. Ahora bien, el concepto resulta muy, muy atractivo.

Por ello, paso a detallaros los pasos que he dado para adquirir los conceptos fundamentales que propone la formación sobre el aula del futuro:

Bloque 1. Identificar las partes interesadas y las tendencias

En este bloque hemos abordado varios aspectos de trabajo previos, referidos a un proceso de investigación sobre nuestra propia realidad, a saber:

  1. Mapa de stakeholders, funciones y equipo de innovación
  2. Autoevaluación de la competencias pedagógicas para el uso de las TIC
  3. Análisis de tendencias educativas y tecnológicas
  4. Evaluación y reflexión sobre la situación del centro
Bloque 2. Diseñar el aula del futuro

Tras el proceso de investigación y maduración de las ideas, pasamos a la fase de diseño, en la que hemos tratado:

  1. Diseñando una aula del futuro (para emprender)
Bloque 3. Crear un escenario del aula del futuro

Bajo las premisas de diseño del aparatado anterior, nos atrevemos a diseñar un escenario de aula del futuro, en nuestro caso, bajo el eje clave del emprendimiento:

  1. ¿Qué capacidades desarrollamos para poder emprender?
  2. Un ejemplo de aula del futuro (para trabajar emprendimiento)
Bloque 4. Actividades pedagógicas

En el escenario descrito, el paso siguiente consiste en diseñar una actividad pedagógica para desarrollar en el aula del futuro. En mi caso he ejemplificado cómo llevar a cabo uno de los retos del curso, en concreto, la aplicación de Design Thinking a nuestro proyecto. El trabajo realizado queda contenido en el siguiente post:

  1. Diseñando una actividad formativa para el aula del futuro
Bloque 5. Evaluación

Tras el diseño de la actividad formativa, y su puesta en práctica, pasamos a la última fase que consiste en su evaluación. De esta forma sabemos cómo ha salido, y lo que es más importante, cómo mejorar. Para ello, hemos realizado:

  1. Guía para evaluar una actividad formativa en el aula del futuro
  2. Ejemplo de cómo evaluar una actividad formativa en el aula del futuro

Finalizado el curso, es clave valorar qué hemos aprendido, y sobre todo, en qué medida hemos conseguido los objetivos propuestos, y si hemos cumplidos nuestras expectativas. En este sentido, realizamos:

  1. Diario de autoreflexión
  2. Valoración del curso, con 2 infografías síntesis:
    1. 10 pasos para conocer el aula del futuro, y
    2. Balance del curso

Si has llegado hasta aquí, habrás comprobado que hay mucho trabajo detrás, pero ante todo, muy gratificante, que yo, al menos, valoro así:

  1. Un trabajo inicial duro, como toda investigación. Buscar información, analizar detalles, entrevistar. Pero una fase clave que marca el camino del proyecto.
  2. Una fase muy chula de diseño, de imaginación, de deseos, de sueños. Me ha encantado y la he vivido como si todo pudiera hacerse realidad. Diseñamos aula y actividades.
  3. Otra fase de ejecución, de aplicación en el aula de la propuesta. Esta es la verdadera etapa de aprendizaje. En el papel vale todo, después la realidad te dice hasta dónde puedes llegar.
  4. Y la última fase de evaluación, de valoración de los objetivos propuestos, y a partir de ahí, el establecimiento de propuestas de mejora para continuar en la senda obligatoria de mejora permanente.

Aprovecha, y el a próximas ediciones del curso del INTEF no dudes en hacerlo. Te gustará, te picará, y te influirá todavía más en lanzarte a la aventura del aula de tus sueños. 😉

Autoevaluación de las competencias pedagógicas para el uso de las TIC

Es fundamental conocer el nivel de competencia para el uso de las TIC si de verdad queremos abordar un cambio cuantitativa y cualitativamente importante. En este sentido, paso a realizar una autoevaluación que indique una valoración objetiva suficiente para acometer nuestra empresa.

Y para ello, vamos a usar una herramienta que, siendo sencilla en su uso, nos ofrece una información muy valiosa. Estamos hablando de la aplicación TET-SAT. Este cuestionario en línea, fruto del proyecto MENTEP (Mentoring Technology-Enhanced Pedagogy), permite evaluar 4 dimensiones de la competencia pedagógica digital que se concretan en 15 subáreas. En la siguiente imagen puedes ver dicha estructura.

A continuación os facilito los resultados conseguidos tras la realización del test (añado que es necesario darse de alta en la plataforma y posteriormente tenemos la funcionalidad de tener el histórico con nuestros datos). Comenzando con la captura inicial, me ofrece una valoración global del 76%, otorgándome un nivel 4 de competencia digital. A priori, el novel marcado es superior a la media española y europea.

Pero tenemos mayor detalle, en cada una de las 4 áreas de estudio que propone:

La valoración en cada área está en torno al 86%, 68% y 78%. Sólo la segunda área, producción y uso de contenidos digitales, está por debajo del 70%, debido fundamentalmente el déficit de formación en materia de programación. Y eso que considero que creo bastantes recursos y contenidos digitales.

Pero, todavía podemos profundizar en el estudio un poco más, y analizar el resultado por subáreas, es decir, cada una de las partes de las 4 áreas descritas anteriormente.

A continuación voy a ilustrar cada uno de los gráficos representativos de cada área y sus correspondientes subáreas. Posteriormente realizaré un análisis conjunto.

Así, en materia de pedagogía digital, tenemos:

En materia de producción y uso de contenidos digitales, el gráfico muestra:

La tercera área, la relativa a la colaboración y comunicación digital, presenta la siguiente información comparada:

Y por último, en cuanto a la ciudadanía digital, tenemos:

Bien, al margen de la información que ofrece la plataforma, he preferido hacer un análisis comparado entre la valoración de los 15 subáreas de mi perfil, y la media española y europea. El resultado gráfico ha sido éste:

Cómo se puede observar, el nivel de competencia pedagógica española es muy similar a la media europea. También se puede apreciar cómo mi perfil es notablemente superior, salvo en el caso de la subárea de programación.

Del análisis de los datos anteriores, puedo extraer varias conclusiones:

  1. Mi nivel de competencia TIC para su aplicación en el proceso de enseñanza-aprendizaje es notable. Y por lo tanto, adecuado para lanzarse a la aventura de planificar, diseñar y utilizar un aula del futuro en el centro.
  2. Anoto el déficit en programación. Tengo las pautas para seguir mejorando en esta materia en lo que respecta a su aplicación en aula.
  3. Aún así, la competencia TIC siempre es susceptible de mejora. Hay que seguir en el camino de la formación permanente, en general, y de forma específica, en materia TIC.
  4. Si tenemos en cuenta la guía de referencia para el modelo de aula del futuro, claramente estaría también en el nivel 4, que marca la cualidad de ampliar. Y de forma más concreta, se refiere a “innovar e
    incorporar nuevos procesos“, es decir, “las tecnologías conectadas y los datos sobre el progreso amplían el aprendizaje y permiten a los alumnos un mayor control sobre cómo, qué y dónde aprenden”.