Entradas

Peligros al hacer una entrevista

Hay peligros muy habituales a la hora de hacer entrevistas. Conocerlos, para minimizarlos, es clave para nuestros alumnos, y para la eficacia de nuestro trabajo.

Hemos comentado en posts anteriores que no es fácil hacer entrevistas. Será habitual cometer errores. Pero en este post me propongo darte a conocer los fallos más importantes, para conocerlos, y adoptar medidas para resolverlos a la hora de hacer entrevistas. 

Considero que estamos con un aspecto que debe cuidarse al máximo. En general no suele gustar a nuestro alumnado salir del aula para hacer entrevistas. Pero en nuestro proceso emprendedor, es clave. Por ello, vamos a cuidar este aspecto muy bien con el fin de no fallar y ser eficaces es nuestro trabajo.

Hay 4 errores que se suelen cometer con mucha frecuencia. Pasamos a analizarlos, y sobre todo, a intentar poner remedio:

  1. Objetivo. El objetivo es conocer a nuestro cliente, y sobre todo, entender el problema. Nuestra solución no se muestra mientras el primer punto esté muy claro. Un peligro típico es mostrar nuestra solución son validar el problema.
  2. Tiempo. Nos interesa saber qué ha hecho y que hace en la actualidad con el problema, cómo lo resuelve, o cómo intenta resolverlo. Sin embargo, hablar de solución y de actuaciones futuras no tiene sentido. Como hemos mencionado en el punto anterior, la clave es conocer bien lo que está ocurriendo o ha ocurrido, para poder ofrecer una solución realmente buena. Otro peligro típico consiste en hablar de cómo le vamos a solucionar el problema, y por lo tanto de futuro.
  3. Información. Lo que realmente nos interesa son comportamientos. Que nos cuente que hace realmente. Y no tanto su opinión. Como es sabido, lo que realmente ocurre es un hecho, mientras que una opinión no deja de ser una juicio de valor.
  4. Solución. Para el diseño de la solución, no nos interesan las ideas que puede tener en torno a la misma, sino algo mucho más profundo: cuáles son las motivaciones que tiene. Entremos en el terreno emocional, y por lo tanto, más complicado. Pero hay que llegar ahí para entender de la mejor manera a nuestro cliente.

Sintetizo estas 4 ideas y las sugerencias para las mismas mediante un mapa visual, para facilitar su recuerdo:

¿Quién es el early adopter y por qué es clave para tu proyecto?

Pasamos al reto de validación, donde trataremos de convertir las hipótesis en conocimiento validado. En el proceso descrito, la entrevista se configura como un elemento clave. Y el destinatario de la misma será un early adopter. Pero ¿quién es el early adopter?

En el proceso de emprendimiento que nos hemos marcado es clave saber formular hipótesis; elegir las mejores, las más críticas. Pero también es clave saber a quién hacer entrevistas, y sobre todo a quién. Vamos a analizar el perfil de cliente al que realizaremos entrevistas, el early adopter.

El early adopter se caracteriza por una serie de notas básicas:

  1. Tiene el problema y son conscientes del mismo. Pero además, el problema es importante.
  2. Ha intentado solucionarlo. E incluso puede que tenga una solución provisional, pero no se conforma con ella.
  3. Tiene dinero, o lo que es lo mismo, pagarían por la solución.
  4. No le importa gastarlo para la solución que podemos darle, incluso si no está totalmente terminada.
  5. Está dispuesto a colaborar con nosotros en su desarrollo, al valerse provisionalmente de la solución.
  6. Son claves para aprender, para entender perfectamente el problema, y pata testar la solución.
  7. Son agentes clave en las entrevistas, tanto de problema como de solución.
  8. Son claves en la validación de nuestro modelo de negocio, en la fase de búsqueda.

Para facilitar la comprensión de estas características, facilito un mapa visual síntesis de las mismas:

Entendiendo la curva de adopción de la tecnología

Cuando lanzamos un producto/servicio al mercado, nos encontramos con una distribución normal en el reparto de usuarios que pueden demandar el mismo. Analizamos con detalle la curva de adopción de la tecnología.

Efectivamente, se puede comprobar como al lanzar un producto/servicio innovador al mercado, no todos los usuarios responden igual. En este sentido, podemos observar como estadísticamente se representan según una distribución normal, con los siguientes grupos: innovadores, visionarios, pragmáticos, conservadores y escépticos. Analizamos cada uno de ellos con mayor detalle, para entender , sobre todo al grupo ideal en esta fase de nuestro proyecto emprendedor:

  1. Innovadores: representan el 2,5% de la población. Son entusiastas de la tecnología. Están dispuestos a pagar por la última novedad. Obviamente asumen el riesgo de ser los primeros. Son considerados unos auténticos frikis accediendo a lo último de lo último.
  2. Visionarios, o early adopters: son aproximadamente el 13,5% de la población. Éstos prueban lo último en cuanto pueden. La cualidad clave es que pueden marcar tendencia, nota básica para entenderlos primero. Este grupo en la clave cuando estamos buscando un modelo de negocio.
  3. Pragmáticos: representan el 34% de la población aproximadamente. Adopta la innovación en la medida que la copia de los early adopters. Son clave en época de crecimiento, porque representan una parte importante del mercado. Este grupo es clave cuando estamos ejecutando un modelo de negocio.
  4. Conservadores: también son el 34% aproximadamente de la población, y por lo tanto, un grupo muy numeroso. Adopta la innovación cuando ya lo tiene la gran mayoría. Suelen tener menor poder adquisitivo, y responden, como nos podemos imaginar, de forma más tardía que los pragmáticos.
  5. Escépticos: los más tradicionales, y por tanto, muy contrarios al cambio. Bien por clase social, bien por edad, no suelen ser consumidores de nuevos productos, salvo excepciones.

Para entender de forma gráfica y sencilla este post, os ofrezco un mapa visual representativo de la curva de curva de adopción de la tecnología: