Qué es Lean Startup y cómo utilizarlo en educación

Tras analizar por qué Lean Startup se convierte en un proceso básico para emprender innovando en el post anterior, pasamos a analizar con detalle en qué consiste, y cómo podemos usarlo en  nuestro aula de emprendimiento.

Nos podríamos hacer la siguiente pregunta: ¿por qué se fracasa tanto? ¿Por qué tantos nuevos negocios cierran al poco tiempo de crearse? ¿Cuáles son los motivos para que sea tan difícil tener éxito en una nueva empresa? La respuesta fundamental es que damos por supuestas muchas cosas, y sin embargo no son ciertas. Y de esta forma creamos negocios sobre la nada. Y aquí, Lean Startup, tiene mucho que decir.

Así, justificamos Lean Startup como la forma de lanzar negocios que se basa en experimentar, probar un nuevo producto/servicio en el mercado, con el fin de conseguir el máximo aprendizaje posible sobre el mismo. De esta forma, establece un marco para poder entender al cliente en su contexto.

De esta forma, podemos establecer 3 pilares que justifican qué es Lean Startup:

  1. Diseño del modelo de negocio. Conviene diferenciar entre tu producto y tu modelo de negocio. Señala Ash Maurya que “tu producto no es tu producto, tu producto es tu modelo de negocio“.
  2. Desarrollo de cliente. Es un proceso de 4 fases para validar ideas de negocio, que se ordenan en 2 pasos:
    1. Búsqueda del modelo de negocio, y
    2. Ejecución del modelo de negocio.
  3. Desarrollo ágil. Se refiere a la construcción de productos/servicios de forma iterativa e incrementar, entendiendo el comportamiento del cliente, y no su opinión. Se trata de lanzar un producto básico para aprender; sin recursos, sin dinero, pero con ganas y motivación, y mucha humildad para ajustar y realizar los cambios que procedan en el proceso.

Tras el análisis sucinto de los 3 ejes que conforman Lean Startup,  a continuación facilito un mapa visual síntesis del post, así como la posibilidad de verlo mediante un time lapse.

En educación contamos entonces con un proceso lógico y muy interesante para lanzar nuevos productos/servicios al mercado, al igual que hacen los emprendedores. Pienso que es fundamental que nuestro alumnado conozca y aplique en la práctica estas herramientas y sepa cómo diseñar un modelo de negocio, y además, cómo validarlo en el mercado. El punto de vista cambia totalmente si queremos enfrentarnos a nuestra empresa con mayores posibilidades de éxito.

Entendido el proceso básico de Lean Startup, y justificado el mismo, nos adentraremos en el siguiente post en los principios fundamentales que sustentan la metodología. Os espero en la siguiente entrada.