Autoevaluación de las competencias pedagógicas para el uso de las TIC

Es fundamental conocer el nivel de competencia para el uso de las TIC si de verdad queremos abordar un cambio cuantitativa y cualitativamente importante. En este sentido, paso a realizar una autoevaluación que indique una valoración objetiva suficiente para acometer nuestra empresa.

Y para ello, vamos a usar una herramienta que, siendo sencilla en su uso, nos ofrece una información muy valiosa. Estamos hablando de la aplicación TET-SAT. Este cuestionario en línea, fruto del proyecto MENTEP (Mentoring Technology-Enhanced Pedagogy), permite evaluar 4 dimensiones de la competencia pedagógica digital que se concretan en 15 subáreas. En la siguiente imagen puedes ver dicha estructura.

A continuación os facilito los resultados conseguidos tras la realización del test (añado que es necesario darse de alta en la plataforma y posteriormente tenemos la funcionalidad de tener el histórico con nuestros datos). Comenzando con la captura inicial, me ofrece una valoración global del 76%, otorgándome un nivel 4 de competencia digital. A priori, el novel marcado es superior a la media española y europea.

Pero tenemos mayor detalle, en cada una de las 4 áreas de estudio que propone:

La valoración en cada área está en torno al 86%, 68% y 78%. Sólo la segunda área, producción y uso de contenidos digitales, está por debajo del 70%, debido fundamentalmente el déficit de formación en materia de programación. Y eso que considero que creo bastantes recursos y contenidos digitales.

Pero, todavía podemos profundizar en el estudio un poco más, y analizar el resultado por subáreas, es decir, cada una de las partes de las 4 áreas descritas anteriormente.

A continuación voy a ilustrar cada uno de los gráficos representativos de cada área y sus correspondientes subáreas. Posteriormente realizaré un análisis conjunto.

Así, en materia de pedagogía digital, tenemos:

En materia de producción y uso de contenidos digitales, el gráfico muestra:

La tercera área, la relativa a la colaboración y comunicación digital, presenta la siguiente información comparada:

Y por último, en cuanto a la ciudadanía digital, tenemos:

Bien, al margen de la información que ofrece la plataforma, he preferido hacer un análisis comparado entre la valoración de los 15 subáreas de mi perfil, y la media española y europea. El resultado gráfico ha sido éste:

Cómo se puede observar, el nivel de competencia pedagógica española es muy similar a la media europea. También se puede apreciar cómo mi perfil es notablemente superior, salvo en el caso de la subárea de programación.

Del análisis de los datos anteriores, puedo extraer varias conclusiones:

  1. Mi nivel de competencia TIC para su aplicación en el proceso de enseñanza-aprendizaje es notable. Y por lo tanto, adecuado para lanzarse a la aventura de planificar, diseñar y utilizar un aula del futuro en el centro.
  2. Anoto el déficit en programación. Tengo las pautas para seguir mejorando en esta materia en lo que respecta a su aplicación en aula.
  3. Aún así, la competencia TIC siempre es susceptible de mejora. Hay que seguir en el camino de la formación permanente, en general, y de forma específica, en materia TIC.
  4. Si tenemos en cuenta la guía de referencia para el modelo de aula del futuro, claramente estaría también en el nivel 4, que marca la cualidad de ampliar. Y de forma más concreta, se refiere a “innovar e
    incorporar nuevos procesos“, es decir, “las tecnologías conectadas y los datos sobre el progreso amplían el aprendizaje y permiten a los alumnos un mayor control sobre cómo, qué y dónde aprenden”.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *