3 pasos básicos para diseñar un modelo de negocio

En nuestro proceso de trabajo llevaremos a cabo 2 fases: diseño y validación de nuestro modelo de negocio. A partir de nuestra idea, comenzamos a diseñar el modelo de negocio, pero ¿qué pasos podemos seguir? A continuación abordamos una posible forma de llevarlo a la práctica.

En teoría partimos de nuestra idea de negocio. Seguramente hemos trabajo con Design Thinking, con el fin de entender el problema del cliente, así como generar una solución innovadora que satisfaga o resuelva el problema. A partir de la idea de negocio, diseñamos un posible modelo de negocio. Sin perjuicio de su análisis posterior, vamos a profundizar en este post qué pasos podemos dar de forma razonada para el diseño de un modelo de negocio sobre nuestra idea.

En posts anteriores, hemos destacado la importancia de seguir un orden a la hora de emprender. Dando ejemplo con esa idea, vamos a dar 3 pasos, que en posts posteriores serán desarrollados con mayor profundidad:

  1. Mapa de stakeholders. Es el punto de partida, porque es la herramienta que nos permite entender en entorno de nuestro modelo de negocio.
  2. Lienzo del modelo de negocio. Apostamos por el lienzo de modelo de negocio de Alex Osterwalder, que nos muestra en 9 bloques la lógica del modelo de negocio que planteamos.
  3. Lienzo de la propuesta de valor. También obra de Alex Osterwalder enfrentan la propuesta de valor que vamos a ofrecer para la resolución del problema del cliente.

Para facilitar entender el proceso, facilito un mapa visual explicativo del mismo:

A partir de estas 3 herramientas, y a falta de mayor detalle que realizaremos en posts posteriores, cabe mencionar que:

  1. Trabajaremos de forma visual. Vale papel continuo blanco, o hasta podemos imprimir los lienzos oficiales del modelo de negocios y de la propuesta de valor de la web de Strategyzer.
  2. Todo lo aprendido en Design Thinking, resulta muy útil no sólo en las fases anteriores, sino que podemos seguir dando uso de las diferentes herramientas en esta fase.
  3. Y estamos ante herramientas que son dinámicas. Nos muestran el estado en un momento de tiempo determinado, pero son susceptibles de variación, bien porque varíe el entorno, bien porque lo hagan nuestras decisiones o aprendizaje.
  4. La realización de estas dinámicas en aula son muy enriquecedoras, porque nos permiten asumir un papel totalmente activo, y cada grupo de alumnos descubre y elige una opción de modelo de negocio, razonada, discutida, pero que será la base del posterior trabajo. De esta forma, cada grupo de alumnos aprende y crece sobre sus decisiones, algo realmente motivador.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *